Newsletter subscribe

Editor's Choice, Featured, Internacional

Raúl Castro dejará la presidencia de «CUBA» en abril del 2018

Posted: 21 diciembre, 2017 a las 4:33 pm   /   by   /   comments (0)

El líder cubano, Raúl Castro, dejará el cargo de presidente de la isla comunista en abril de 2018 en lugar de febrero, según un anuncio hecho este jueves a través de la prensa estatal cubana.

Castro dijo originalmente que dejaría la presidencia el 24 de febrero de 2018.

Ahora está dispuesto a dimitir después de que el 19 de abril de 2018 se juramenta un nuevo Parlamento debido a los esfuerzos de recuperación en curso del huracán Irma, según la prensa estatal cubana.



Se espera que Raúl Castro permanezca como el primer secretario del partido comunista cubano, el único partido político permitido en la isla.

En el pleno de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), presidido por el propio Castro, de 86 años, se leyó el dictamen de prolongación de mandato y se afirmó que la decisión ha estado motivada por los destrozos provocados en septiembre por el huracán Irma, «un suceso imprevisible y excepcional». Esta fue la causa aducida también para el retraso de un mes en la celebración de las recientes elecciones municipales.

Mientras no se renueve el Parlamento no se elegirá a un nuevo presidente, así que Castro, que asumió formalmente el poder en 2008 tras enfermar su hermano Fidel, seguirá al menos unas semanas más al frente de los Consejos de Estado y de Ministros. Raúl Castro ha reiterado que dejará el poder al término de su segundo mandato, el actual, y se prevé que tendrá como sucesor al vicepresidente Miguel Díaz Canel, de 57 años.

Cuando se produzca el relevo, será la primera vez en más de medio siglo que la isla no esté gobernada por uno de los hermanos Castro. La generación que hizo la revolución desde Sierra Maestra quedaría relevada por otra que nació después de la toma de poder en 1959. Sin transformación alguna a la vista del sistema comunista de partido único, el cambio generacional podría dar más impulso al plan nacional de apertura al mercado, pero bajo la mirada de Castro, hasta 2021 primer secretario del Partido Comunista, el máximo órgano de decisión.

La extensión legislativa da al aparato cubano más margen para controlar los detalles de la sucesión en un escenario complejo. Las relaciones con EE UU han empeorado desde que Donald Trump llegó a la presidencia y Venezuela, principal sostén económico de Cuba en los últimos tres lustros, atraviesa una profunda crisis que pone en cuestión la permanencia del régimen chavista. El régimen se encuentra por enésima vez en la necesidad de reforzar los pilares de su subsistencia, y en ese contexto tocar la presidencia se vuelve una operación delicada.

En la sesión parlamentaria, el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas, afirmó que en 2017 la economía cubana creció un 1,6%. Después de entrar en recesión en 2016, con la ayuda venezolana menguando y con el golpe añadido del huracán Irma, el dato sorprende y contradice las previsiones de la mayoría de los economistas. Cabrisas aseguró que ha sido posible por el crecimiento en turismo, transporte, comunicaciones, agricultura y construcción.