Newsletter subscribe

cultura

Juan Villoro asocia la crítica con humor fino

Posted: 3 febrero, 2018 a las 3:00 pm   /   by   /   comments (0)

Monterrey, México.- Jorge Ibargüengoitia y Carlos Monsiváis, grandes plumas de las letras mexicanas, lograron con su vena humorística plantear a sus lectores una severa crítica a la realidad social, señaló anoche Juan Villoro.

Hablará Villoro en UANL del deseo y de la risa



El escritor dictó la conferencia «La invención de la risa: Jorge Ibargüengoitia y Carlos Monsiváis» en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario, como actividad previa a la Feria Universitaria del Libro UANLeer 2018. El tema sirvió para recordar los aniversarios de nacimiento de los personajes, 90 y 80 años, respectivamente.

«Los dos autores estaban de acuerdo en el sentido crítico de la realidad, en el uso del ingenio y el humor, en la necesidad de entender la realidad en forma heterodoxa y de transformarla a través de la literatura», señaló en entrevista posterior a su ponencia.

No obstante, argumentó, los escritores siguieron caminos diferentes en su obra y las diferencias de pensamiento llegaron a tal grado de que el mismo Monsiváis criticó a Ibargüengoitia.

El también columnista de Grupo REFORMA planteó su análisis ante decenas de personas que, al final de la charla, esperaron en fila para que el autor firmara sus libros y se tomara la selfie del recuerdo.

Villoro presentará hoy su más reciente obra, La utilidad del deseo, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Máxima Casa de Estudios.

ÁRBITRO DEL BUEN GUSTO

Tanto temas de la cultura popular como de la alta cultura mexicana resultaron matizados por la opinión de Monsiváis, quien se perfiló como un árbitro del buen gusto, señaló Villoro.

«Tenemos la figura de un intercesor que nos puede decir ‘esto vale la pena aquí, esto vale la pena allá, esto tiene derecho de entrar a un museo'», comentó el ganador del Premio Herralde.

«Esta capacidad de ejercer continuamente el juicio lo convirtió en alguien que hizo de la literatura una forma de pedagogía, es decir, trataba de que lo que él estaba diciendo tuviera un efecto concreto en la realidad».

Para Monsiváis, dijo Villoro, el sentido del humor tiene un peso radical y desestabilizador en la vida y pide que el lector le haga caso y esté de acuerdo con él.

Su vena cómica se expresa en recursos estilísticos como el paréntesis y la posdata, donde el que fue Cronista de la CDMX permitió que el humor llegara en golpes en vez de hacerlo constante en cada línea de sus obras.

EL IRREVERENTE

No está comprobado, pero dicen que Monsiváis jubiló a Ibargüengoitia de la crítica teatral y del mismo teatro, contó Villoro.

«En 1964, Carlos escribe un texto en el que arremete contra un crítico teatral mexicano que era el mismo Jorge», relató. «Fíjense la ironía, Monsiváis le critica que cree demasiado en el sentido del humor y que confunde los chistes con verdaderos pensamientos».

Para el expositor, la diferencia radical entre las dos figuras es que Ibargüengoitia se muestra irreverente, no deja títere con cabeza en su estilo de escritura y tampoco reclama autoridad para sí mismo.

«Son dos usos de la ironía: Carlos usa el sentido del humor para criticar una realidad al tiempo que trata de construir un proyecto de cultura y crear un mapa de la cultura mexicana y establecer valores», argumentó. «En cambio, el ejercicio del humor de Jorge no tiene un proyecto cultural que se asocie a él».

Villoro terminó su exposición con una anécdota donde el propio Monsiváis catalogó a Ibargüengoitia como «el mejor novelista que tiene México».

«A mí me sorprendió porque no le habíamos escuchado esta opinión. Él no había escrito mucho al respecto y estaba el antecedente de su desacuerdo», concluyó. «Me quedé esperando que escribiera algo sobre Ibargüengoitia, pero no lo hizo».

Villoro aprovechó su estancia en el Colegio Civil para recabar firmas a través de la aplicación del INE en apoyo a la candidatura independiente a la Presidencia de María de Jesús Patricio, vocera del Congreso Nacional Indígena.

Risa, crítica y reflexión

Jorge Ibargüengoitia

-Nació en Guanajuato el 22 de enero de 1928 y falleció el 27 de noviembre de 1983 en Mejorada del Campo, Madrid, en un accidente aéreo.

-Es considerado un maestro de la ironía y el sarcasmo fino y salvaje.

-Es recordado por obras como La Ley de Herodes, Dos Crímenes, Los Pasos de López y Los Relámpagos de Agosto.

-Se caracterizó, también, por su ágil prosa para cuestionar los poderes político y económico.

-Aunque era reconocido por su sarcástico humor, él no se consideraba gracioso, sino realista.

Carlos Monsiváis

-Nació en la Ciudad de México el 4 de mayo de 1938 y falleció en esta misma ciudad el 19 de junio de 2010.

-Su voz y pensamiento crítico fue durante años omnipresente en los medios de comunicación escritos y televisivos de México, lo que le convirtió en uno de los intelectuales más reconocidos y queridos del País.

-Fue conocido por retratar la vida política y social de México, como queda ejemplificado en sus obras Escenas de Pudor y Liviandad y Los Rituales del Caos.

-Acuñó el término de «sociedad civil» para definir a la masa solidaria surgida tras el terremoto de 1985.

-Ganador de la Beca Guggenheim, el Premio Xavier Villaurrutia y el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Fuente:
REFORMA