Newsletter subscribe

Sin categoría

Historia de la «Residencia oficial de Los Pinos» en México

Posted: 19 julio, 2018 a las 12:31 pm   /   by   /   comments (0)

Domicilio: Residencia Oficial de Los Pinos, Puerta 2,

Av. Molino del Rey s/n (Av. Parque Lira) Casa Miguel Alemán, PB, Col. San Miguel Chapultepec, 11850, Miguel Hidalgo, Bandera de Ciudad de México Ciudad de México.

La Residencia Oficial de los Pinos, referida coloquialmente como Los Pinos, es la residencia del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Actualmente en ella radican el actual presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera.



En enero de 1853 el Doctor Don José Manuel de Pablo Martínez del Río, patriarca de una de las familias más adineradas del país en el Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX, le compró parte de las tierras y aguas de la zona conocida como Molino del Rey al Sr. Don José María Rincón Gallardo (conde de Guadalupe), por las cuales pagó un total de dos mil trescientos treinta y cinco pesos y seis reales. El nuevo propietario edificó en estos terrenos un rancho al que denominó «La Hormiga», debido a que era la más pequeña de sus propiedades, la cual con el paso de los años fue transformada en una residencia. En el lugar existían dos casas, caballerizas, capilla y demás servicios ya descritos así como un estanque, donde existían diferentes especies de peces y cisnes”.

La casa tipo chalet inglés, que dominaba los terrenos del rancho de la Hormiga fue construida por el Dr. Martínez del Río a finales del siglo XIX, poseía techos de dos aguas con torreones a los lados. «Uno de los detalles más hermosos que tenía la construcción, enclavada en la mitad del frondoso bosque y en la parte más alta del terreno junto a una plazoleta, era la terraza a la cual se le llamaba «La Varanda», y estaba naturalmente al aire libre.»

El periodo presidencial de Lázaro Cárdenas inició el 1 de diciembre de 1934. El mismo día, después de la ceremonia de toma de posesión, declaró que no deseaba vivir en el Castillo de Chapultepec, pues le parecía muy ostentoso y deseaba que todos los mexicanos lo pudieran visitar, por lo que eligió para vivir el rancho «La Hormiga», debido a que estaba en pleno bosque de Chapultepec y a él le gustaba estar en contacto con la naturaleza. El nombre de «La Hormiga» no le pareció adecuado para la casa del presidente por lo que se lo cambió por el de «Los Pinos», en recuerdo al nombre de la huerta donde se enamoró de su esposa la Sra. Amalia Solórzano, en Tacámbaro, Michoacán.

El matrimonio Cárdenas llegó a vivir en marzo de 1935 y para adecuarla a las necesidades del presidente y su familia le hicieron una serie de reformas a la casa y las construcciones cercanas.

Cuando Manuel Ávila Camacho se convirtió en presidente de la nación, decidió ir a vivir a Los Pinos, a pesar del descontento popular, ya que gran parte de la ciudadanía consideraba que el lugar adecuado para el presidente era el Castillo de Chapultepec, a lo cual se negó y junto con su esposa se mudó a Los Pinos en diciembre de 1941.

En el chalet tipo inglés (actualmente casa «Lázaro Cárdenas»), también vivieron sus sucesores Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán, siendo este último quien tomó la decisión de construir otra casa más grande y funcional, que a la postre serviría de oficinas a distintos mandatarios.

Desde principios del mandato del Presidente Alemán se empezaron a recibir visitas de importantes personalidades del ámbito de la política y la cultura, así como jefes de Estado extranjeros en la Ciudad de México, por lo que las instalaciones del chalet resultaron insuficientes para hospedar a dichas personalidades, situación que se unió al hecho de que la familia Alemán era muy numerosa, por lo que se pensó en hacer una nueva residencia que facilitara la vida diaria del presidente y sus visitantes.

El arquitecto Manuel Giraud Esteva hizo un proyecto inicial, el cual fue modificado después de algunos ajustes por el ingeniero Fernando Parra Hernández. A principios de 1947 se empezó la construcción de la nueva casa estilo francés, la cual se concluyó cinco años después.

La edificación se hizo en tres niveles: en la parte superior, las habitaciones de familia; en la planta principal, los salones oficiales para recibir y despachar, y en la planta subterránea salas de juego y de fiestas.

La casa Miguel Alemán desde que fue construida ha sufrido modificaciones con el objetivo de adaptarla a las necesidades del presidente en turno. Siendo las más notorias las realizadas durante el sexenio de Vicente Fox, cuando convirtió la casa en oficinas aunque conservó la biblioteca, salones de eventos, comedor, salas y otras áreas de la mansión para usos posteriores.